CRISTINA BASTIDAS

Por mis venas corre sangre chilena y venezolana. Tengo esa combinación de orden, garra, amabilidad y sensibilidad. Provengo de familia de artistas en donde lo más importante son los valores.

 

Tengo más de 20 años de experiencia en el ámbito de las comunicaciones corporativas, radiales, televisivas y de prensa, además de la danza, el teatro y la cultura en general. He sido docente infantil y de educación universitaria.


Soy titulada en periodismo, magíster en lingüística y un diplomado en comunicación. Además de otros estudios complementarios.


Viví gran parte en Venezuela escuchando historias hermosas del sur de Chile porque mi familia materna es oriunda de aquí, me lo imaginaba con su gran cielo azul y su mar bravo. Crecí en un país donde todos teníamos la posibilidad de surgir y la movilidad social era una premisa. La meritocracia existía mayoritariamente, pero las democracias no son perfectas, son perfectibles.

 

Lamentablemente, hubo un descontento social que tristemente se las abrogó un grupo armado y violento, imponiendo su única visión convirtiéndose en lo que justamente ellos renegaban. Crearon una Nueva Carta Magna que prometía resolver todos esos problemas que sí existían pero que en la realidad no se cumplían.


Elaborar una nueva Constitución implica una gran construcción en base a la libertad, el respeto, la preparación, la educación y la instrucción porque será la columna vertebral del Estado. Debemos recordar que no es una lista de deseos. Es un marco general en donde se dan directrices respetando las bases democráticas y la separación de los poderes.

 

No obstante, la Carta Magna puede ser “maravillosa” pero si no existe voluntad política y honorabilidad no se logra nada. Y no sólo por los representantes del pueblo sino hacerla cumplir por cada uno de nosotros.


Rechazo la violencia venga de donde venga. Todos los sectores de la sociedad importan, tanto las mayorías como las minorías. De eso se trata la democracia. La Nueva Constitución no debe ser un “premio” de un bando o de otro, sino la unión de los pensamientos e ideales por una mejor nación.

 

Lamentablemente, en el mundo se está viendo una “cultura de la cancelación” donde si no pienso igual que tú te hago bulling, te censuro, te ofendo y te insulto. Y todas las voces cuentan. Por eso hay que dialogar.


Quiero a un Chile en crecimiento y no en detrimento, verlo en evolución y no en retraso. Chile sigue siendo, aún, el primer país de Latinoamérica reconocido en todo el mundo por su estabilidad y economía.

 

Todavía le falta mejorar la parte social y humana y por eso estamos aquí. La idea es buscar un equilibrio entre el mercado, el medio ambiente y los derechos de las personas.

#IndependientesConChile

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Candidatos a la Convención Constituyente / Distrito 11